LA OBRA QUE EL PRESIDENTE MUNICIPAL DE TEMPOAL, VERACRUZ, NO TE DIRÁ

Por medio del presente escrito el grupo de participación vecinal afectados, manifestamos la gran arbitrariedad que se está cometiendo en el la construcción de una Bomba de Tiempo la cual se reviste bajo la fachada de una gasolinera en pleno núcleo poblacional de la ciudad de Tempoal, Veracruz dicho monumento a la corrupción se encuentra ubicado en la “Clínica María del Roció” ubicado en calle Santos Degollado s/n, Colonia la Brisa, (entre Avenida 5 de Mayo y calle Aldama), ante todo no estamos en contra del progreso y la modernidad de nuestra ciudad, estamos en contra de la corrupción de todo lo actuado por debajo por de la mesa por el Ayuntamiento Constitucional de Tempoal, Veracruz, representado por el Dr. Abel Díaz Ponce, Presidente Municipal Constitucional de Tempoal, mismo que sin mostrar ningún interés sobre la seguridad de su municipio otorgo a particulares ajenos a la ciudad de Tempoal, Veracruz, el permiso para realizar maniobras de demolición y construcción sobre las cuales los vecinos colindantes no tuvieron ningún conocimiento, sin otorgarles voz ni voto y dejando a quien quisiera hacer valer la democracia en indefensión ante un hecho que fue concebido en la clandestinidad, lo cual es comprensible su actuar cuando se quiere realizar una obra bajo el amparo de la corrupción, por ser el resultado final de una Gasolinera en pleno corazón de nuestra ciudad, cabildeándose dichos permisos sin tomar en cuenta la Salud Personal, Patrimonial y Ambiental de la ciudadanía, ocultando lo anterior por la grandísima razón de edificar una gasolinera a Metros de los siguientes Centros de Concentración Masiva, Hotel San Francisco, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Supermercado Ónix, Central de Autobuses de Oriente (ADO), Central de Autobuses Estrella Blanca, Transportes Frontera, Conexión, Futura y La Escuela Primaria Aurelia Uribe de Ostos, Escuela Primaria Rafael Platón Sánchez, a lo cual no hay que ser un científico para darse cuenta que con solo un solo un cerillo, un chispa, un pequeño descuido o un accidente se revivirían trágicos hechos como los ocurridos en las explosiones de Guadalajara, Jalisco del 22 de abril de 1992, donde fuesen destruidos 15 kilómetros de calle ocasionando la muerte 700 personas, dejando casi 800 heridos y 15,000 personas sin hogar, por algo es que nuestras dos gasolineras en tempoal se encuentran en las afueras de la ciudad, por algo es que también la gasera se encuentra más lejos aún, claro que esta gasolinera se construya en el centro poblacional tiene un porque y este es aventajar comercialmente por la ubicación a los dos expendios de hidrocarburos antes mencionados a costas de la seguridad de la población, por supuesto también en una remuneración ilícita a los funcionarios públicos municipales que autorizaron la obra, por esto es que levantamos la voz ante un atropello que está ocurriendo y que se está consumando, ya que al solicitar de manera expresa ante el ayuntamiento municipal con el derecho de cualquier ciudadano, como se autorizó dicha construcción sin nuestra anuencia o consentimiento, se nos ha negado toda información relativa a dicha obra por el Ayuntamiento Constitucional de Tempoal, Veracruz, representado por el Dr. Abel Díaz Ponce, rebotándonos de un lugar a otro como si bola de billar se tratase, diciéndonos que es decisión del cabildo y para eso la población no tiene voz ni voto, ya que el alcalde en vez de velar por la seguridad de los pobladores solo hace gala de la frase romana denle “Pan y Circo” al pueblo, derrochando miles de pesos del erario público en continuos festejos y construcciones de obras innecesarias para desviar la atención en donde realmente van a dar los recursos vitales en infraestructura y bienestar social, por último se pone en conocimiento que los denunciantes hemos sido víctimas de llamadas telefónicas a nuestros domicilios por personas haciéndose pasar por grupos de la delincuencia organizada que manifiestan estar en contubernio con el responsable de la obra, amenazando y coaccionando a que dejemos la demanda de nuestros derechos ciudadanos, por lo cual en caso de que sus amenazas ocurrieran estas tendrán santo y seña de quien fueran los autores intelectuales y materiales, pareciera que la borrachez de poder causa ausencia de memoria de lo ocurrido por las autoridades municipales en el caso de Iguala, Guerrero y pareciera que hoy quienes se les brindo la confianza través del voto, son el verdugo que se burla vociferando que “No desgasta el poder; lo que desgasta es no tenerlo”.