Comerciantes víctimas de fraude y desalojo.

Tantoyuca, Ver.- Siete comerciantes que se encontraban ubicados en la calle Igualdad en la zona centro a la altura de la terminal de autobuses de segunda clase, han sido víctimas de fraude, amenazas y desalojo por parte de un empresario local.

Los hechos iniciaron en el mes de febrero cuando un licenciado llegó hasta sus locales notificandoles que los predios ya tenía nuevos dueños y que les daban un plazo de dos meses para que desalojarán de forma voluntaria, ya que de no ser así, el 1 de mayo iban a llegar a desalojarlos.

Sorprendidos los comerciantes ante está acción, cuatro de ellos habían adelantado dos años de renta y no podían creer que el supuesto dueño no había cumplido el trato, nisiquiera les dió la cara, tres comerciantes a quienes ya les había vendido el predio desde el 2017 quedaron aún mas sorprendidos por la manera en que se les informaron que desalojarán sabiendo que ellos eran los dueños, y resultó que ya había otro en su lugar.

El dueño quien lleva por nombre Mario Francisco Ruiz Illan es el responsable de haber hecho primero el trato con los comerciantes a quienes les vendio los predios por la módica cantidad de 340 mil pesos al dueño de la cantina el «Carita», 400 mil al local denominado «Arenas», 190 mil a la dueña de abarrotes «Betty» sumando en total 930 mil pesos, además de quedarse con el resto de la renta de los demás comercio.

Comerciantes informaron que Mario le vendió el predio al empresario que lleva por nombre Omar Guzmán Jr. Sobrino del alcalde Amado Guzmán Avilés. Y quien aseguran los comerciantes una vez comprando los lotes, este mando a su licenciado para notificarles la compra-venta e informarles de un posible desalojo el 1 de mayo si no se salían a tiempo.

Tras el temor de represalias por el empresario, la mayor parte de los comerciantes se salieron para evitar problemas con «esa gente de mucho dinero y poder» sin dar una sola entrevista.

Los aún dueños presentarán denuncia formal ante la fiscalía regional, denunciando por fraude a Mario Francisco Ruiz Illan, quien se niega a regresarles el dinero y tampoco dar la cara por lo que hizo.

Tras darse a la luz pública estos hechos, se a informado que se han mandado a citar a funcionarios municipales quienes participaron en la aceleración de los procesos legales de los planos de estos predios para así evitar que existan dos dueños.

Así viven los comerciantes locales, quienes no están sufriendo por la crisis de la pandemia, si no por el fraude que le hizo el anterior dueño, además de que la familia Guzmán no se tentó el corazón para desalojarlos.