La crisis originada por el covid-19 es una carga pesada para los comerciantes

Tantoyuca, Ver.- Difícil momento es por el que está pasando el comercio local, las ventas no han repuntado como en años anteriores, ni bajando los precios se ha logrado obtener la inversión de sus productos y temen que este año las ganancias sean mínimas por la crisis económica que se vive en todo el Estado debido a la pandemia del Covid-19.

A decir de los comerciantes, ellos se han visto obligados a bajar hasta el 50 por ciento en el precio de sus productos y aún así no hay buena respuesta de la gente, la cual busca regatearles aún más, sin embargo esperan que los últimos días de octubre sean los que ayuden a los comerciantes a quitarse este gran peso de encima.

«Estamos preocupados por las pocas ventas que hemos tenido, la gente no sale a comprar sus productos como en años anteriores, la gente tiene miedo al virus, por eso nos estamos quedando con el producto, además de que los precios no son los que año con año mostrabamos al público, ahora el rollo lo estamos dando a 10 pesos parejo, siendo que el año pasado estábamos dando el rollo de 20 pesos» manifestó eustolia.

Pero se dicen sentirse más preocupados por qué la gente llega a regatear el precio, «la gente ya no quiere comprar al precio, las varas de palo solo que se utilizan para el arco las dábamos a 35 cada una, por dos varas que son las necesarias para el arco, costaba 70 pesos en total y la gente nos regateaba y lo dejábamos hasta en 60 por mucho que nos bajabamos de precio, ahora conscientes de la crisis estamos dando el par a 50 pesos, sin embargo la gente se quiere llevar cada vara en 5 pesos, solo nos reímos de lo exagerados en el regateó, sin embargo sabemos que lo hacen por qué no hay dinero, pero tampoco podemos dárselos a ese precio por qué no o tendríamos nisiquiera la inversión».

«La gente no quiere salir de sus casas, eso nos afecta por qué estamos horas vendiendo y no vemos buenos resultados, 80 pesos estoy dando la naranja y a 10 pesos la bolsita pero aún así la gente solo pasa y se va al saber que los precios de mi producto no han bajado como ellos esperaban y continúan su camino a seguir buscando un precio muy bajo».

Ha quedado constatado que es un pequeño porcentaje de la población la que ha salido a comprar la indumentaria para hacer el arco artesanal y solo un mínimo de ciudadanos han salido a las calles sin tomar las medidas sanitarias.