Amedrentan con patrullas a manifestantes del programa bienestar

Amedrentan con patrullas a manifestantes del programa bienestar

Tantoyuca, Ver.- La secretaria de trabajo y previsión social licenciada Guadalupe Argüelles y su esposo licenciado Gonzalo Vicencio secretario del partido Morena, llegaron acompañados de dos patrullas con policías estatales a bordo, a las oficinas del distrito II Sixto Adalberto Tejeda en tantoyuca para amedrentar a los manifestantes quienes exigen la destitución de los coordinadores del programa bienestar.

Más de veinte ex técnicos sembradores del bienestar común se han plantado en las oficinas con lonas, exigiendo la destitución de Dora Elena Hernández Gómez y Gustavo Adolfo García coordinadores del programa bienestar.

Aseguran que alrededor de las 20:00 horas llegaron de forma sorpresiva la secretaria de trabajo y previsión social acompañada de su esposo, ambos en su lujosa camioneta, así mismo acompañados de dos patrullas del estado logrando identificar a una con el número 2622.

Refieren que recibieron amenazas y golpes por parte del secretario del partido morena, quien golpeó en el estómago a uno de los manifestantes todo por no darle el saludo, refiriendo que trabajaron juntos y que está persona así se maneja siempre déspota.

La licenciada Guadalupe Argüelles les manifestó que no querían reporteros en el lugar y que permitieran el acceso a la coordinadora Dora quien intentó nuevamente abrir las oficinas, pero estás ya estaban amarradas por los manifestantes 

Fueron varios minutos de tensión, cuando repentinamente la secretaria se retiró junto con su esposo y las patrullas que los escoltaban, ahora estos ex técnicos piden al gobernador pronta atención personal a su situación, ya que temen por sus vidas luego de que estás personas al estilo de los neoliberales llegaron amedrentandolos y abusando del poder al traer policías estatales que los escolten y amedrenten a los manifestantes.

Refieren que ahí seguirán día y noche hasta que la autoridad les haga caso, y los reincorporen a sus trabajos, les regresen su dinero que les pedían para conservar su trabajo, dinero que por mes asciende a los mil pesos desde que iniciaron y que sustituyan a los coordinadores para acabar con el mal manejo de los programas federales